21.2.11

Con lágrimas en los ojos, con el delineador y la máscara de sombras corrido pienso nuevamente. Me canso, y no necesariamente de manera física. Me canso de intentar, me canso de esperar, me canso de soportar. El sabor del fracaso, es el sabor más violento y amargo que la propia venganza. Estoy cansada, porque tengo pocos años, y siento un peso en los hombros incontenibles. Estoy cansada de pintarme, cansada de arreglarme, de intentar quererme o intentar darle una minina oportunidad al destino, cansada de salir con una sonrisa al mundo cuando soy tan rechazada por el mismo sin piedad. Y no puedo dormir, no creo que exista peor sensación de no poder dormir teniendo un hueco dentro, sintiendo como te carcome, como te destruye, como te duele. ¿Y sabes que es lo peor? Que mañana vas a olvidar tanto dolor, mañana vas a intentar darle una esperanza mas al destino, y sin recordarlo vas a pasar un mal momento de nuevo y así de manera sucesiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario